Crónica del domingo 3 de marzo, por la mañana

A las diez de la mañana y con un tiempo espléndido, nuestras maquilladoras “estrella” se ponen manos a la obra con un trabajo especial para despertar a los que se “han pasado de hora”.

Para coger fuerzas que mejor que un suculento almuerzo a base de un buen jamón, de la jamonería “Marmolín”.

Siguiendo el programa a rajatabla, a las 11,45 horas nos trasladamos hasta la Plaza Zuloaga para, frente al Museo San Telmo, sacarnos la foto oficial del año. Veremos lo guapas que salimos.

A las doce en punto del mediodía, a las órdenes del Coreógrafo Mayor, los Bebés nos disponemos a disfrutar una jornada más bajo las melodías de Grease. Este año debutamos en el Bar Baluarte, donde nos recibe John y, aunque ya nos conocen, les sorprende nuestra maestría con estos difíciles bailes que proponemos. Pero muy contentos porque nuestras fans se los saben de carretilla.

El recorrido por la calle San Juan nos sirve para ir despertando, así que para cuando llegamos a Fermín Calbetón ya está la parroquia en forma y dispuestos a alegrar la calle, todavía un poco adormilada. Nuestra primera estación es el Bar José Mari, nuestro anfitrión de ayer sábado. Y un año más Arantza nos demuestra sus extraordinarias dotes musicales. Ya nos hemos despertado y primer éxito de la mañana.

Unos pasos más adelante nos espera un semiabierto Bar Borda Berri. Marc no se ha atrevido a llegar, Lucía nos mira desde el exterior y son Cristian, y el “novato” los que tienen que dar la cara. Por cierto lo hacen muy bien.

Tomamos Fermín Calbetón y en seguida llega la siguiente parada que es el Bar Munto, en el que la clientela habitual empieza a ir entrando. Pero poco a poco. Jon nos ha pedido permiso para irse de fiesta, pero ya estaba quien nos tenía que atender. Un par de baile y calle arriba. Este año Casa Urola  nos ha cerrado la puerta por vacaciones, más que merecidas, pero os esperamos a la vuelta.

Seguimos calle arriba hasta llegar al Bar Bartolo. Ahí están César y su equipo para atendernos al son de la música que nos marca “Beti Bogan”. El Bar Barandiarán está cerrado y nos quedamos sin el caldito..

Por la calle Mayor llegamos a la calle Puerto y, a petición de dos de nuestras grandes admiradoras, Lucía y Yensi, paramos ahora en La Raviolina. Público a tope, que nos impide incluso movernos a nosotros, pero ahí están las dos artistas luciendo unos bonitos vestiditos para animarnos a todos. Muchas gracias chicas!, lo hacéis de diez.

No nos tenemos que mover mucho, ya que la siguiente parada es en el contiguo Bar Bare Bare, donde nuestro amigo Aitor pone a nuestra disposición toda su bodega y algunos la aprovechan muy bien. Las fans nos persiguen y las filas son cada vez más difíciles de juntar, con el consiguiente enfado de nuestro Coreógrafo Mayor y a duras penas podemos llegar hasta el cercano Bar Baztán. Jaime deja sus quehaceres en el comedor y, por cierto muy bien ensayado, es capaz de seguir todos nuestros pasos.

Y ahora un nuevo debut, el Bar Orhi, con puros aires navarros, nos recibe a lo grande e Imanol, aunque no se atreve a bailar está pendiente de que no nos falte nada. Y ya hay que mirar al reloj, porque la hora se va acercando y nos tenemos que mover hasta el Bar Ganbara, otro de los bares donde es materialmente imposible entrar, pero donde dejando sus obligaciones en la barra, Amaiaur, Julene, y todo su equipo nos atienden de maravilla, obsequiándonos con un agradable aperitivo.  Como no podía ser de otra forma, magistral actuación de los Bebés bajo la dirección del Coreógrafo Mayor, Luisma Pineda.

Son las 14,00, los Jardineros de Eskola ya están actuando, y hay que prepararse para entrar de manera triunfal en la Plaza Consti. Demostramos nuestras dotes artísticas en el centro de la plaza con el musical de Grease. Pero, a continuación viene lo más destacado de la mañana. La interpretación conjunta del YMCA y A quien le importa. El numerosísimo público se lo pasa en grande y no duda en sumarse al grupo, mirarnos y tratar de seguir nuestros pasos. ¡Y qué bien lo hacen! Y no podíamos acabar el acto sin el Pakito Chocolatero, magníficamente acompañado por todo el público presente. Inmensa alegría por parte de TODOS los componentes de ambos grupos y confirmar que el espectáculo ya está comprometido para años venideros. ¡Enhorabuena a Eskola y Los Bebés de la Bulla! ¡Este es el Carnaval que quieren los donostiarras!.

¡Y qué pena que esto se acaba! Regreso rápido a los camerinos para cambiar de atuendo y dirigirnos al restaurante Boulevard 9, lugar elegido para nuestra comida dominguera y donde ya nos están esperando las correspondientes “etxekoandres” y en el que Mikel, como en él es habitual nos ha preparado un excelente menú, muy bien regado con agua, sidra y vino.

Author: Manuel Garcia Garcia

Share This Post On

Enviar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>