Crónica del sábado 2 de marzo

El día amanece algo más fresquito que la víspera, aunque el horizonte está muy limpio y el día se presenta soleado y caluroso. A las 9,15 horas, ligero maquillaje y vestuario en los camerinos del musical. 20 Bebés y 10 músicos tomamos el DBus nº 29 de las 10,40 horas para dirigirnos a Txara II. Un año más nos recibe Gurutze, como siempre, con los brazos abiertos y ya nos está esperando un “exigente” público de más 80 personas. Con un acompañamiento musical de lujo de “Beti Bogan”, cantamos, bailamos y, dado que la pista de baile se ha reducido, tenemos que desistir de los rallyes de sillas de ruedas, lo cual no es impedimento para que todas y todos los residentes disfruten con nosotros. Y tras entregar nuestro habitual regalito anual, este año les sorprendemos con un juego de letras y números para los residentes. Todos encantados y la psicóloga del centro más que nadie.

Y una vez más, conseguimos nuestro objetivo que no es otro que alegrarles durante unos momentos, sacándoles de la rutina diaria. Ha sido media hora de actuación, pero ¡Qué media hora más agradable! Y como es habitual no puede faltar la exquisita tortilla de patatas que saboreamos con placer y tras la tradicional foto de grupo nos trasladamos a la Residencia Zorroaga a bordo del Ulacia Bus.

Aquí nos recibe Agustín quien con su habitual sonrisa nos guía y acompaña en nuestro recorrido por toda la casa. ¡Qué cariño y humor transmite este hombre a los residentes allí acogidos!. De nuevo, ¡más emociones! Después de actuar en las cuatro plantas del Centro degustamos otro exquisito lunch.

A las 13,30 horas, el brioso Ulacia Bus nos deja en la Bretxa y tal como habíamos previsto tenemos tiempo para hacer nuestras visitas programadas. Nos paseamos por la zona de pescaderías de la Bretxa y allí donde encontramos un hueco, frente a la pescadería Ander, desplegamos nuestra gracia.

Cruzamos la calle Aldamar y visitamos el renovado Bar Cubi, donde Garazi, desde su puesto de mando, nos está esperando con los brazos abiertos. Nueva interpretación de Grease y, muy a nuestro pesar, nos tenemos que retirar ya que la hora ya se nos ha echado encima. Y nos espera una, pero que muy larga, tarde.

A las 14,15 horas, gran comida del sábado de Carnaval en el bar José Mari, donde nos juntamos Bebés, alguno que ha hecho “chicarra” por la mañana se ha incorporado a la comida, y el equipo de músicos al completo.

A la hora prevista de las 16,00, el equipo de maquilladoras está en su puesto y los “Bebés” nos disponemos a arreglar las de por sí ya difíciles “caritas”. ¡Qué milagros hacen estas chicas!

A las 18,15 horas nos plantamos delante de la Sociedad Kresala, nuestro Bebé de Oro del año anterior, en la que, ante la ausencia obligada del gran Chef Jon Manterola, Arri e Idoia nos obsequian con un extraordinario carajillo que sirve para marcarnos el ritmo del recorrido.

Parada en el Bar Haizea y en el que Maite y Aitor pugnan por arrebatarnos los papeles principales, pero ahí están Sandy y Danny para demostrar quién es quién.  Y ahora cruzamos la Bretxa en obras y nos presentamos en otro bar en el que debutamos, el Bar Gorriti. Juantxo y su equipo nos reciben con su simpatía habitual y les deleitamos con un par de bailes.

Aquí ya empiezan a juntarse nuestras fans habituales que se saben de memoria el recorrido y nos acompañan hasta la Plaza Sarriegui, hasta el Bar El Quinto Pino. Larga parada en este local, en el que Xabi y su equipo nos atienden con su habitual amabilidad. Desde este punto cogemos carrerilla para dirigirnos a la plazoleta de Esterlines. Es uno de nuestros sitios preferidos, ya que en él podemos desplegar todas nuestras habilidades, si bien este año nos han puesto unas pequeñas barricadas a base de terrazas y andamios. Ello no impide  que un año  más triunfemos ante el Bar Danena, con la capitana Arantxa al frente y ante el Café Burunda, donde Ivan ha cedido su protagonismo a sus actores secundarios.

Pequeña vueltecilla para acercarnos a Va Bene, donde Lidia y Marta ya nos están esperando cual mariposas y moscardones dispuestos a echarnos el guante. Por el Boulevard están desfilando las comparsas, pero ni se les oye, para eso estamos nosotros. Dos bailes son suficientes para atrae a todo el público y poder soltarnos con el Paquito Chocolatero.

Pequeño paseo, aunque nada fácil, hasta la calle Ijentea para visitar el Dioni´s Pub, establecimiento que cada año nos presenta una sorpresa. Y ya en la calle Mayor, nueva parada en el Casino Kursaal, aunque en esta ocasión los jerifaltes se han quedado jugando al pocker, pero los segundos actores nos atienden de diez.

Y llegamos al Bar Paco Bueno. A pesar de que el local está abarrotado de público, nos reciben con su habitual gentileza. El público está animado y, aunque sabemos que hay más comparsas por la calle, está claro que todo el público es nuestro. Y nueva actuación con bis incluido.

No es fácil desplazarse por la calle Mayor dado el gran ambiente que hay y el número de comparsas que se han lanzado a la calle, pero conseguimos llegar hasta el Pub Arkaitzpe. Y por la calle Puerto nos acercamos hasta el Mesón Portaletas, donde David y Danny no dudan en agarrarse a nosotros y acompañarnos en nuestros bailes. De nuevo, un gran éxito.

Vuelta a la calle Mayor. Ay! Aquí topamos con un grupo con los altavoces a tope y hubo que dialogar con ellos para que nos dejasen actuar a nosotros, ya que así lo indicaba el programa. Gran parada en Casa Vergara, donde Karin se resistía a volver a trabajar y nos pedía más y más. Pero no pudimos pasar de tres.

Y por 31 de Agosto, abriéndonos paso como podemos, visitamos el Bar Restaurante Gandarias, encontrándonos nuevamente con el grupo “eurovisivo”. Nueva gestión y a bailar. Mª José ya nos estaba esperando y no dudó en ponerse en primera fila para demostrar sus dotes. Nos aposentamos en la plazoleta de la Trini, ya que es un lugar muy adecuado para interpretar el Pakito Chocolatero, acompañados de una gran “muchedumbre”

Como buenamente podemos, continuamos nuestro recorrido por 31 de Agosto, demostrando nuestros conocimientos musicales para llegar al Bar Lete, donde debutamos. Menos mal que Gonzalo ya nos conoce y sabe cómo tiene que comportarse. Nueva exhibición.

Este año no pudimos triunfar en el bar La Viña, ya que está cerrado por obras. Pero Santi y equipo, nos acordamos mucho de vosotros.

Y este año tomamos la recta y nos acercamos hasta la Casa de La Rioja, donde los socios y acompañantes ya están en plena cena de Carnaval, pero no dudan en levantarse y salir a disfrutar con nosotros. Encabezados por Jesús M. García, su Presidente, Josean y un numeroso grupo de socios nos agasajan como en ellos es habitual.

Y, de nuevo, con media de retraso sobre el horario previsto, volvemos a nuestros camerinos para proceder al cambio de indumentaria. ¡Pero qué bien lo hemos pasado!

 

No es fácil desplazarse por la calle Mayor dado el gran ambiente que hay y el número de comparsas que se han lanzado a la calle, pero conseguimos llegar hasta el Pub Arkaitzpe, donde tras nuestro exitoso baile tenemos que hacer un pasillo para dejar pasar a nuestros amigos de Eskola. Y por la calle Puerto, no podía faltar el error de GPS de Julito, nos acercamos hasta el Mesón Portaletas, donde nuevamente cosechamos un gran éxito.

Vuelta a la calle Mayor y por 31 de Agosto, abriéndonos paso como podemos, visitamos el Bar Restaurante Gandarias. Nos aposentamos en la plazoleta de la Trini, ya que es un lugar muy adecuado para interpretar el Pakito Chocolatero, acompañados de una gran “muchedumbre”

Como buenamente podemos, continuamos nuestro recorrido por 31 de Agosto, demostrando nuestros conocimientos musicales para llegar al Bar La Viña, con la presencia de Santi, los Mikel y todo el equipo, y en el que, tras realizar una nueva demostración de nuestras habilidades, tenemos una “pequeña parada técnica” para refrescar las resecas gargantas.

Por la calle Narrika llegamos a Fermín Calbetón para rendir visita a dos incondicionales de los BEBÉS, el Restaurante Alderdi Zahar, donde Joseba y todo su equipo ya nos esperan en la puerta y, sin movernos mucho, nos presentamos en el Bar Bardulia, a tope de público y en el que Maite ejerce de anfitriona y se convierte en una bailarina más y, además, nos obsequia con merecido brindis.

Y, moviéndonos entre calles llegamos prácticamente al mismo punto de salida, La Casa de La Rioja, donde los socios y acompañantes ya están en plena cena de Carnaval. Nos recibe Patricia, su Presidenta, y Josean que nos agasajan como en ellos es habitual.

Y sobre el horario previsto, volvemos a nuestra guardería de “Bebés Talluditos” para proceder al cambio de indumentaria.

 

 

 

Author: Manuel Garcia Garcia

Share This Post On

Enviar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>